Los directores ejecutivos de empresas, mejor conocidos como CEO, tienen a ser ignorantes, confiados y completamente convencidos de sus propias capacidades. Por lo general siempre se asume que esos defectos de carácter los conducen a convertirse en directores generales, sin embargo este no es el caso.

Para ascender y hacer crecer una empresa, quienes desean convertirse en CEO, requieren empatía y trabajar bien con los demás, así como humildad y poner sus propias ideas a un lado a favor de las de los directivos superiores.

¿Daño cerebral en los CEO? ¿Es eso posible?

Por qué ser un CEO podría ocasionarte daño cerebralPues al parecer los CEO se convierten en idiotas luego de alcanzar su objetivo ya que el ejercer el poder a estos niveles, ocasiona daño cerebral medible, esto de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de McMaster en Ontario.

Si bien puede parecer extraño que los acontecimientos exteriores pueden ocasionar cambios en la estructura de su cerebro, el cerebro humano posee la característica de la neuroplasticity, la cual hace que constantemente se renueva a si mismo. Debido a que el ejercicio de poder sobre las masas no forma parte del ADN humano, el cual esta optimizado para la cooperación en pequeños grupos, no es de sorprender que tenga un efecto debilitante sobre la función cerebral de los directores de empresas.

Los resultados de la investigación son interesantes ya que hace veinte años se hicieron experimentos de laboratorio y de campo en la Universidad de California, en Berkeley, descubriéndose que las personas que se encontraban bajo la influencia de poder, actuaban como si hubiesen sufrido una lesión cerebral traumática.

Artículos relacionados:  Cómo hacer que un equipo de trabajo sea más productivo

Esto a su vez los hacia volverse más impulsivos, así como menos conscientes del riesgo y menos adeptos a ver las cosas desde la perspectiva de otras personas. Como era de esperar, la cantidad de daño cerebral y su consecuencia comportamiento extraño, aumenta cuando las personas que se encuentran en el poder se rodean de aduladores que se adaptan y satisfacen sus caprichos, además de no cuestionar sus decisiones.

El daño cerebral en un CEO puede crear una condición llamada “Síndrome de Hubris”, que se manifiesta como cualquiera de los siguientes comportamientos:

  • Ver el mundo como un lugar para la auto glorificación mediante el uso del poder
  • Tener una tendencia a actuar principalmente para mejorar la imagen personal
  • Demostrar preocupación desproporcionada por la presentación y la apariencia
  • Demostrar excesiva confianza en si mismo
  • Exhibir celo y exaltación mesiánica en el habla
  • Perder contacto con la realidad
  • Manifestar desprecio hacia los demás

¿Conoces algún CEO que esté padeciendo este tipo de Síndrome?