Si hace pocas fechas (el pasado 21 de abril) hablábamos acerca de la situación actual del Booktráiler como formato de marketing (Booktráiler: entre el rechazo y la utilidad), aprovechando que estamos a unos 10 días de la publicación de En las afueras y que hemos dedicado los últimos posts a hablar de cuestiones relacionadas con el mundo editorial, es un buen momento para hacer aquí una pequeña selección de booktráilers en español.

No se trata ni de los mejores ni de los peores, sólo aquellos que ejemplifican los formatos o tendencias más habituales (de entre los que conocemos, obviamente: admitimos sugerencias).

1. Booktráiler/cortometraje: Habitación doble, de Luis Magrinyà.

Desde mi punto de vista, el mejor de los formatos (a pesar de que éste en concreto es demasiado largo); ¿por qué? Pues porque es puro marketing de contenidos, así que ideal para funcionar en el que debería ser el hábitat natural del booktráiler: las Redes Sociales. Nada de spots, una pieza de vídeo autónoma y capaz de contar una historia con la que hablar del libro…

2. Booktráiler/Vender la marca (el producto da igual): La templanza, de María Dueñas.

El horror. Justo lo contario a lo anterior. Un puro spot publicitario que oculta el producto detrás de la marca (la autora, en este caso). Habitual en la publicidad televisiva, pero inútil en el campo digital. ¿Para qué lo suben a Youtube? Ya se puede ver en el escaso número de reproducciones en comparación con el de ejemplares vendidos. Además, ¿han tenido en cuenta la relación del target de la autora con el mundo digital?

3. Booktráiler/Sketch: Erasmus, orgasmus y otros problemas, de Carlos Padial.

Éste en concreto es demasiado largo, pero el humor es una buena forma de llegar a los lectores y de que el vídeo tenga cierta vida propia y pueda viralizarse. De nuevo más cerca del marketing de contenidos que de la publicidad tradicional ajena a Internet.

4. Booktráiler/Videoclip: El insólito viaje de una gota de lluvia, de María Villalón.

No sé qué decir. En parte tiene sentido. El libro cuenta la historia de una joven cantante y el vídeo es una de las canciones que compone, cantada por la propia autora del libro (cantante y compositora). Y es evidente que han querido llegar a su target (es un libro juvenil) mediante un lenguaje que les resulta cercano: la canción pop. Per se, viralizable, apropiado a las Redes y demás. Vale, no hay ningua otra parte. Es un concepto interesante y que ya usó Estrella Damm hace no mucho…

Y 5. Booktráiler/Hollywood (pero no): La última confidencia del escritor Hugo Mendoza, de Joaquín Camps.

Ejemplo típico de imitación del tráiler de una película. Para mí, un error. Si el booktráiler no tiene entidad propia más allá de la de su padre (el tráiler cinematográfico), jamás podrá adaptarse al concepto de libro. De nuevo, valdría para la televisión, pero ¿se hizo pensando en que ocupara espacio televisivo? Si no es así, ¿para qué usar un lenguaje inapropiado al marketing digital y al social media marketing? Gastar por gastar…

Foto by: Edvvc

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí