El lanzamiento de nuevas aplicaciones para nuestros smartphones y tablets no deja de avanzar y sorprendernos día tras día. El último hito se lo debemos a los desarrolladores de software Robocat, que desde Dinamarca han diseñado una app que presta un servicio, cuando menos, encomiable: ofrecer asistencia a personas que padecen ceguera. El nombre que han escogido es tan acertado como esclarecedor: Be My Eyes (Sé mis ojos). ¿Cómo funciona el invento? En primer lugar, requiere la participación de dos interlocutores y que ambos tengan instalada dicha app en su dispositivo móvil. De este modo, la persona ciega solicita asistencia a través del sistema y, al instante, esa llamada es recibida por la red de colaboradores videntes que estén en línea. Una vez establecida la comunicación, el ayudante podrá visualizar las imágenes en tiempo real que se suceden en la cámara del teléfono de su interlocutor, pudiendo resolver su pregunta.

Gracias a esta app, las personas ciegas podrán solventar situaciones de su vida diaria que inevitablemente requieren la intervención de la vista. Hablamos de circunstancias tan cotidianas como mirar la fecha de caducidad de un alimento o saber dónde hemos dejado el último objeto que tuvimos entre manos.

De momento la app sólo está disponible para terminales iOS, aunque su fundador Hans Jørgen Wiberg nos revela que están en proceso de desarrollar la versión compatible con Android.

La app incluye un sistema de calificación diseñado para sumar puntos en función del número de asistencias resueltas, lo que permitirá que cada voluntario pueda ir progresando de nivel

Pero este sistema de comunicación visual que propone la app Be My Eyes puede resultarnos familiar. Al margen de su aplicabilidad a los casos de ceguera –algo totalmente innovador que corresponde a la originalidad de sus creadores–, el cine y las series de ficción lo han utilizado como recurso. Precisamente, este método de interacción con los otros a través de la videocámara de nuestros dispositivos es algo que ya ha sido explorado por algunas obras maestras de la ficción tecnológica.

La película Her recurre a la tecnología de la cámara como principal medio de comunicación e interacción en una relación de amor

En 2013 se estrenó en EE.UU. la película Her, escrita y dirigida por Spike Jonze. El filme invita a una profunda reflexión sobre las complejas relaciones entre los seres humanos y la tecnología. En numerosas escenas, el protagonista Theodore interactúa con su OS (la app es su sistema operativo completo) a través de la videocámara ubicada en la parte posterior de su computadora de bolsillo.

El capítulo Toda tu historia de la controvertida serie Black Mirror plantea un futuro sombrío en el que nuestros recuerdos visuales quedan registrados en una unidad de almacenamiento

En este episodio de Black Mirror nuestros propios ojos se convierten en una especie de cámara con la capacidad de almacenar todas las imágenes que se proyectan en nuestra retina. El problema surge en el acceso a los recuerdos, ya que inevitablemente son vistos por las demás personas que puedan estar presentes.

Estos ejemplos ilustran de qué modo nuestros avances tecnológicos –en nuestro caso, la app Be My Eyes– están inspirados en relatos de la ciencia ficción. Pero más allá de esta reflexión, lo reseñable es que el desarrollo de este tipo de aplicaciones ofrece un futuro esperanzador para mejorar las condiciones de vida de las personas con déficit visual. ¿Estamos ante una nueva era en lo que se refiere a dispositivos de teleasistencia? ¿La combinación entre hardware y software supondrá el fin de antiguas técnicas para salvar la ceguera, como los clásicos bastones o la domesticación animal?

Imagen de Ahmed Sinan

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí