Nunca debemos perder de vista a nuestros competidores. Según los productos / servicios que ofrezcan, los precios o su estrategia, dependerá el éxito de nuestra empresa. Analizarlo nos sirve, no sólo, para ver si crecen más o menos que nosotros. También nos pueden dar ideas de que valor diferenciador puede aportar nuestra empresa, encontrar un hueco en el mercado o descubrir una forma de posicionarnos.

¿Quién es mi competencia?

Independientemente del tamaño de tu empresa, tu competencia serán todas aquellas empresas que operan en el mismo sector y te van quitando cuota de mercado o clientes.

Cuando hablamos de competencia debemos diferenciar entre:

Competencia directa. Son aquellas empresas que operan en el mismo mercado, dirigiéndose al mismo tipo de cliente, ofreciendo el mismo producto / servicio.

Competencia indirecta. Son aquellas empresas que operan en el mismo mercado, dirigiéndose al mismo cliente con un producto / servicio alternativo o complementario.

Cómo hacer un análisis de la competencia

Decidir qué tipo de información necesitamos sobre la competencia va a depender del sector industrial y del mercado en el que nos movamos. Sin embargo, hay información básica que siempre debemos analizar:

¿Quién es tu competencia?, ¿son competencia directa o indirecta?, ¿cuál es tu volumen de ventas?, ¿qué hacen?, ¿qué ofrecen?, ¿cuál es su política de precios?, ¿qué te diferencia de ellos?, ¿cómo se promocionan?, ¿cuáles son sus puntos fuertes y débiles?, ¿cuál es su estrategia de marketing y comunicación?, ¿Cuál es su posicionamiento en el mercado?, ¿estilo de comunicación?, ¿perfiles en redes sociales?, ¿cuál es la experiencia del cliente?, ¿cuál es su posicionamiento web?…

Una vez que tenemos establecidos los parámetros que vamos a medir. Lo usual es utilizar la técnica de la observación. Hoy en día, Internet y las redes sociales nos ofrecen gran información. Simplemente, visitando las webs de la competencia, podremos obtener y contestar muchas de estas preguntas como: precios, puntos de venta, productos, servicios, atención al cliente, catálogos, datos de ventas y facturación…

Artículos relacionados:  Benchmarking una estrategia orientada al mundo digital

Para realizar un análisis de la competencia para el SEO, SEM y Social Media, existen bastantes herramientas en el mercado que nos darán estos resultados cómo: Woorank, Alexa o Semrush.

También, analizando la comunicación online y offline que realicen, podremos ver su estrategia de ventas y marketing, tono empleado, imagen que proyectan…

Otra forma de recolectar información es haciendo encuestas a antiguos trabajadores, a proveedores o a clientes. Canales cómo LinkedIn te permiten saber quiénes son.

Para completar este análisis, combínalo con la información que tengas de esos negocios u otros que no tienen presencia en internet.

Es necesario que todo este proceso esté bien estructurado, automatizado y sea contante en el tiempo. Es muy común, hacerlo a corto plazo, dado que normalmente por falta de tiempo o por ausencia de un sistema estructurado se abandona en el medio / largo plazo.

Ventajas de analizar a la competencia

Algunas de las ventajas que te ofrece este análisis será:

  • Conocer las fortalezas y oportunidades de tu marca respecto a los competidores
  • Mejorar las estrategias de marketing
  • Diferenciar tu marca
  • Ayudarte a tomar decisiones

En conclusión, el mundo de hoy es tan competitivo que es necesario estar al tanto de lo que hacen los demás, analizar las tendencias y conocer el mercado. El análisis de la competencia no solamente nos ayuda a conocer mejor a la competencia, también nos proporciona información del mercado así cómo identificar aspectos / mejoras de nuestra organización que no habríamos reconocido de otra forma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí